· Refresco de Jengibre (Fermentado) ·

Esta receta requiere paciencia pero a cambio te recompensa con una bebida llena de probióticos efervescentes en un refresco súper sano y delicioso.
3 cdas de jengibre rallado
3 cdas de azúcar
2 tazas de agua sin cloro (mineral o filtrada)
Colocar en jarra de vidrio de 1 litro y conservar a temperatura ambiente en un lugar que no reciba luz directa. Mantener tapado con un paño para que no caigan insectos pero que pueda recibir oxígeno. Alimentar todos los días durante 5/7 días con una cucharada de jengibre rallado y una cucharada de azúcar. Comenzaremos a ver burbujas y a sentirle un aroma a levadura. Si esto no sucede hay que volver a empezar. No vale desanimarse! Esta será la “madre” de la bebida. Si no la vamos a utilizar podemos guardarla en heladera y alimentarla con azúcar y jengibre una vez por semana.
Para hacer nuestra “gaseosa” vamos a usar 1/4 taza de madre por cada litro de agua. En este caso ponemos 3 tazas de agua (sin cloro) y 1/4 de “madre”, jugo de 1/2 limón y 1 cda de azúcar en una botella de 2 lts.  (para que tenga espacio para crecer y no estalle). La dejamos a temperatura ambiente por 1 o 2 días hasta que tenga burbujas. Llevar a la heladera para frenar la fermentación y disfrutar bien frío.

¿Opiniones, consultas, sugerencias?


¡Dejanos tu mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *